La puesta es despojada pero muy ajustada a la obra original: la iluminación y los diferentes planos espaciales, así como ciertos objetos en escena, permiten poner frente al espectador tiempos y lugares diferentes de una manera muy bien resuelta en lo visual. Excelentes todas las actuaciones que ponen de manifiesto la caída de Tito desde su triunfo inicial hasta su decadencia física y mental; la transición de Lavinia desde su inocencia hasta el extremo dolor; la locura de los hijos de Tamora y su relación enfermiza con la madre; la debilidad y la estupidez de Saturnino; y el aparente equilibrio de Lucio. Un párrafo aparte merece La oscuridad, cuyos hilos tejen el destino de los personajes haciendo aflorar lo peor de cada uno. Muy recomendada esta versión del clásico shakespeareano por la obra en sí misma y porque nos permite enfrentarnos a las pasiones humanas en su estado más puro, lo que obligadamente nos lleva a reflexionar sobre nosotros y nuestro mundo de hoy.

Adriana Santa Cruz

http://www.leedor.com/contenidos/teatro/tito-andronico

 

Un clásico tan trágico, con muchísimas aristas, con ejecutantes que se desencajan constantemente, acompañados de altas dosis de tensión y de ironía, se convierte en una monumental obra teatral gracias a la dramaturgia del excelso director Martín Barreiro. Inmejorable, son las actuaciones de todos; Fernando Blanes, es un especialista en expresar los sentimientos y los estados de ánimo; Fernando López, está fuertemente capacitado para el desdoblamiento entre el bien y el mal; Mimi Ferraro, expresa idoneidad al navegar entre la desazón y la seducción; A Pam Morrison, se la ve experta en transmitir por la dulzura y el dolor, simultáneamente; Oscar Sandoval Martínez, un maestro en la oratoria y en la dramatización; Adrián Sett, es versátil, desestructurado, descubridor de un juego teatral imponente. En conjunto, tienen una contundente presencia escénica, sus voces, rostros, movimientos, son seguros, específicos, admirables;  nos sentimos como si estuviéramos adentro de esa época, compartiendo sus roles. El equipo completo se encargó de mostrarnos con "Tito Andrónico" nuestras más profunda e irreconocible esencia, exteriorizando lo malvados y feroces que podemos llegar a ser; es una historia increíble, que  con ésta adaptación la encontramos espectacular y  fascinante! Imposible perdérsela! Es una obra maestra!

Estela Gómez  

http://culturadelserproducciones.jimdo.com/2015/07/23/tito-andr%C3%B3nico/

 

La puesta vigente, en el marco del extraño y maravilloso Teatro El Convento cuenta con el plus de incorporar coreografías y cuadros vivos de expresividad alla Kantor, un ingenioso uso de los objetos en escena y una escenografía en abismo que simula las capas de la extensa, compleja y trágica historia de Andrónico. Las actuaciones de todo el elenco son muy sólidas, pero el protagónico de Blanes es inolvidable. Muy recomendable.

Christian Schmirman

https://medium.com/@Paratexto/mano-a-mano-hemos-quedado-sobre-tito-andr%C3%B3nico-28d13c30d4d6

 

La Puesta en Escena trabaja el espacio de una manera curiosa y atractiva y aprovecha el diagrama de la sala (hermoso el teatro, por cierto) que se extiende más a lo largo que a lo ancho, por lo que los personajes están viviendo sus desventuras casi pegados a nuestras butacas, interpelándonos en muchas ocasiones con sus miradas.

El grupo de actores, dirigidos por Martín Barreiro, se entregan con fuerza y energía en la representación. Fernando Blanes, como Tito Andrónico y Adrián Sett, como Demetrio/Saturnino, descollan por la intensidad que otorgan a sus personajes, dentro de un elenco parejo y homogéneo.

Sergio Zadunaisky

http://sergiozadunaiskydalecine.blogspot.com.ar/2015/07/tito-andronico-se-presenta-en-el-teatro.html

 

Lograr la muerte actoral no es tarea fácil, sumado a la valorización de la letra, debemos destacar entonces el papel y, particularmente, la brillantez para cada mueca de la historia en manos del actor Adrián Sett. Para que lo disfruten.

Kary Civelli 

Prensa Zona Norte